Simplificar las cosas es muchas veces el camino al ahorro de gasolina