<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=1197433923751349&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
    Pulsa enter
    BUSCAR COTIZAR

    ¿Cómo el apoyo alimentario aumenta la productividad de tus empleados?

    30 de octubre, 2015 | Por Ticket Despensas

    ¿Te gustaría recibir actualizaciones de nuestros artículos en tu correo?

    Cambios en el cuerpo y como ser más productivos en el trabajo

    Apoyo alimentario para empleados: descubra razones científicas por las que sus trabajadores pueden ser más productivos en el trabajo.

    Cada siete años, nuestro cuerpo cambia por completo, de acuerdo a diversos estudios médicos avalados por la World Public Health Nutrition Association (WPHNA), la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

    Esto significa que todas y cada una de nuestras células se habrá renovado y cambiado por otras que el cuerpo ha producido.

    La ciencia sugiere que esto nos da una oportunidad única para cambiar y borrar errores que hemos hecho en el pasado. ¿Cómo? A través de un nuevo enfoque en nuestra alimentación.

    Pero afortunadamente no tenemos que esperar siete años. Día a día, los cambios en nuestra dieta pueden tener un enorme impacto en nuestra productividad.

    ¿De qué manera los alimentos interactúan con el cerebro?

    Una de las cosas más fascinantes de la nutrición es entender cómo los ingredientes de cada alimento entran en tu cerebro a través de la sangre.

    La mayor parte de lo que comemos será degradada en una sola cosa: glucosa, el combustible que mantiene nuestro cerebro despierto y alerta.

    Así que, en todo momento, necesitamos cierto nivel de glucosa en la sangre. Algo así como lo que ocurre con la gasolina en tu carro.

    Leigh Gibson, investigador de la productividad laboral en la Universidad de Londres, afirma que el cerebro funciona mejor con unos 25 gramos de glucosa que circulan en el torrente sanguíneo. Esa es la cantidad que se encuentra en un plátano, por ejemplo.

    La forma en que puedes conseguir esos 25 gramos de glucosa es bastante fácil. Puedes comer una dona. O puedes comer una pequeña porción de avena. Prácticamente no hay diferencia en el muy corto plazo para tu actividad cerebral.

    Pero en el tramo de un día normal de 8 horas, las diferencias son enormes.

    Después de comer la dona, se evidenciará la glucosa en la sangre muy rápidamente. Tendremos unos 20 minutos de lucidez mental. Luego, nuestro nivel de glucosa caerá rápidamente, dejándote fuera de foco. Es como poner el pie en el acelerador del carro hasta que hayas utilizado todo tu combustible.

    La avena por su parte evidenciará tu nivel de azúcar en forma de glucosa mucho más lenta. Esto significa que tendremos mejores niveles de concentración y atención.

    De lo que estamos hablando aquí (con la diferencia entre una dona y un tazón de avena) se llama “índice glucémico”.

    Los alimentos con un bajo índice liberan gradualmente glucosa en la sangre. Esta liberación gradual optimiza la capacidad intelectual, la concentración mental y aumenta el rendimiento.

    Para comer, importa todo

    El contexto de cuándo, dónde y con quién comemos tiene un impacto igualmente poderoso en nuestra alimentación y, por lo tanto, en nuestra productividad.

    Vamos a empezar con el "cuándo” : la parte más importante aquí, es asegurarte de no cometer errores como saltarte el desayuno, cosas que pueden arruinar varias horas de tu productividad hasta que obtengas tu primer alimento.

    El uso de contexto para controlar tu alimentación es uno de los aspectos más importantes.

    Si eres de los que siempre terminan comiendo porciones demasiado grandes, seguro sentirás cansancio horas después y una baja en la productividad.

    Una de las mejores técnicas probadas es comer en un plato pequeño. Una porción en un plato más pequeño siempre te llenará más. Esto puede lograr una diferencia de al menos dos horas de mayor productividad extra

    ¿Comer con amigos con sobrepeso? De seguro comerás más. Es así de sencillo. Hasta la compañía puede cambiar tus hábitos alimenticios.

    ¿Cómo obtener máximo provecho de lo que comemos? ¿Cómo ser productivos en el trabajo?

    Somos muy propensos a comer lo que está muy a la vista.

    Brian Wansink, profesor de la Universidad de Stanford y experto de la OIT, hizo un estudio relacionando el peso y la productividad de una persona con la manera en que hace sus compras, el orden de su alacena y cómo come lo que tiene guardado.

    Las personas son tres veces más propensas a comer lo primero que ven en su alacena que lo quinto que ven. Por eso se recomienda organizar las compras de forma en que los alimentos que verdaderamente alimentan estén más expuestos.

    Además, hace especial hincapié en las siguientes alimentos para lograr alimentarte apropiadamente y para ser más productivo en el trabajo: chocolate negro, frutos secos, nueces y pescado. Estos alimentos le darán a tu cerebro más poder. 

    Las tendencias en administración de recursos humanos (en lo que a incentivos para empleados se refiere) imponen a las empresas una mayor preocupación por el nivel de alimentación de sus trabajadores.

    La información constante y la búsqueda de soluciones que garanticen que sus empleados estén mejor alimentados, terminará impactando en la rentabilidad del negocio, con lo cual es evidente que no se trata de un asunto menor.

    Compartir
    Recibe más ayuda de parte de nuestros expertos

    Recibe más ayuda de parte de nuestros expertos

    Categorías

    Artículos Destacados