La deducción de prestaciones sociales juega un papel importante en la gestión de gastos de tu empresa.

Aun cuando, a partir de la reforma fiscal de 2014, la deducibilidad de prestaciones sociales se redujo del 100 al 53 por ciento, las empresas encuentran útil seguir brindado a sus empleados beneficios como tarjetas de gastos, así como usar monederos electrónicos para pagar los productos y servicios relacionados con la actividad del negocio. 

Como prestación social, la ayuda proporcionada mediante tarjetas como Ticket Empresarial® tiene beneficios para los empleados, pues su monto no se suma a sus ingresos gravables; además, las empresas, pueden deducir esta cantidad en sus declaraciones fiscales sin dificultad pues está avalada por una firma emisora autorizada por el SAT.

En este sentido, Ticket Empresarial®  permite gestionar con precisión el presupuesto destinado a viáticos y manejar los fondos de manera independiente de las cuentas personales de los empleados, impidiendo que sea identificado por las autoridades hacendarias como ingresos y sea motivo de un caso de inconsistencia fiscal.

La deducción apuntala la rentabilidad

Para la empresa, hacer una deducción fiscal significa restar parte de los gastos en prestaciones sociales que otorga a sus trabajadores de los ingresos anuales reportados a la autoridad hacendaria y, por tanto, significa que se paguen menos impuestos y aumente la rentabilidad.

El procedimiento es que, una vez presentada la declaración, la autoridad regresa a la empresa contribuyente el exceso de impuestos que se hayan pagado una vez restadas las deducciones, en lo que se llama "saldo a favor".

Las prestaciones sociales son aquellos gastos que hace la empresa en forma de beneficios para mejorar la calidad de vida de los empleados y sus familias, por ejemplo:

  • Vales de despensa
  • Apoyo para transporte
  • Ayuda en forma de becas y para gastos escolares
  • Productos de despensa distribuidos en especie
  • Gastos funerarios en caso de pérdida de un familiar cercano
  • Servicios de guarderías

¿Qué se puede deducir?

Lo más importante es elaborar correctamente las declaraciones de impuestos, integrar los comprobantes de gastos deducibles correspondientes y no tratar de deducir gastos no autorizados.

Entre los requisitos para deducir gastos implementados por el SAT están:

  1. Deducir únicamente los gastos que estén estrictamente relacionados con la operación del negocio.
  2. Cualquier deducibilidad de gastos está ligado exclusivamente a si tu empresa adquiere monederos electrónicos autorizados por el SAT.
  3. Para deducir cualquier gasto, compra o inversión, es necesario contar con la factura con todos los datos fiscales de la empresa emisora. Las notas de venta o remisión no son suficientes para poder deducir. Si lo haces, la autoridad podría sancionarte y cobrarte los impuestos no pagados con actualización y recargos.
  4. Para que puedas deducir el gasto, la factura debe estar a nombre de la empresa.
  5. Las inversiones en automóviles, así como los gastos relacionados con los mismos, tales como vales de gasolina, solo son deducibles si se utilizan exclusivamente en la actividad por la que se obtienen los ingresos.
  6. No rebasar los límites de deducibilidad establecidos por el SAT.
  7. Que los gastos estén registrados en la contabilidad y se apliquen una sola vez.

Otros gastos laborales deducibles son:

  • Cuotas que los patrones paguen al IMSS.
  • Anticipos y rendimientos pagados por sociedades cooperativas y asociaciones civiles a sus miembros.
  • Aportaciones hechas para crear o aumentar las reservas de los fondos de jubilación de los empleados.

La claridad en la gestión de gastos destinados a prestaciones laborales es más fácil de alcanzar con el uso de monederos electrónicos como Ticket Empresarial® de Edenred, ya que las empresas emisoras autorizadas por el SAT, como Edenred, cuentan con sistemas para verificar la validez de las facturas y  tramitar automáticamente las deducciones aplicables.

Aprovecha este beneficio que la deducción de prestaciones ofrece a tus empleados y a tu empresa y apuntala tu rentabilidad.

 

Nota del editor: Este artículo fue publicado originalmente el 15 de junio de 2015 y ha sido actualizado para brindar una mejor experiencia a nuestros lectores.

Optimización de los gastos corporativos