<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=1197433923751349&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Qué decir ante preguntas difíciles en las entrevistas de trabajo

27 de abril, 2015 | Por Equipo Edenred

¿Te gustaría recibir actualizaciones de nuestros artículos en tu correo?

entrevista de trabajo difícil - Edenred

Las preguntas que más suelen incomodar a los candidatos durante las entrevistas de trabajo son las relativas al salario: ¿Cuánto quieres ganar? o ¿cuánto recibías en tu último empleo?

Estas preguntas con las que el reclutador quiere conocer si las expectativas del candidato coinciden con lo que la oferta de empresa, son las que suelen poner al entrevistado en apuros.

Según la Asociación Mexicana en Dirección de Recursos Humanos (AMEDIRH), para afrontar la pregunta con seguridad, como siempre, lo mejor es llegar al encuentro lo mejor informado posible.

Deberías recopilar toda la información sobre los salarios que se ofrecen en el mercado, los convenios en tu industria, el nivel de retribuciones de la empresa (si es posible) y las posibles compensaciones que ofrecen.

En websites especializados en búsqueda de empleos como en las redes sociales profesionales pueden encontrarse muchos de estos datos.

La segunda recomendación es llegar al encuentro teniendo en cuenta los límites mínimos esperados (por ambas partes), obviamente que esto depende directamente de la formación, la responsabilidad del puesto, el esfuerzo, las personas a cargo y muchas otras variables.

Por lo tanto, una vez que llega el momento de la temida pregunta, lo mejor es ofrecer una banda salarial que demuestre que conoces el mercado, tienes aspiraciones realistas y eres flexible.

Por supuesto que ya sabes que en esta respuesta existe un doble riesgo: pedir demasiado y quedar descartado para el puesto, o pedir poco y acabar cobrando menos de lo que ofrece el mercado.

Una mejor actitud

Los reclutadores más expertos recomiendan que contestes a esta pregunta mirando directamente a los ojos del entrevistador y hables primero de una cifra bruta anual.

En muchas ocasiones el objetivo es ver simplemente cómo reaccionas ante una pregunta complicada, por lo que es muy recomendable tratar de mantener la tranquilidad.

En AMEDIRH recomiendan preguntar directamente en qué rangos salariales se mueve la empresa. Y también quitarle importancia al tema durante la entrevista, destacando que lo más importante no es la remuneración. 

Todo es una negociación

En el caso de que durante la entrevista el salario que se ofrece es menor del esperado se puede tratar de negociar, incluyendo revisiones salariales pasados unos meses, bonos en función de objetivos específicos o complementos como seguros de gastos médicos, seguros de vida, bonos, incentivos, vales o monederos electrónicos de despensa, gasolina, restaurante y/o uniforme para comprar ropa.

Por supuesto que, durante la conversación, también pueden tocarse temas como ¿Cuáles son los mejores proveedores de vales de despensa? ¿Por qué dar vales de despensa o gasolina a mis empleados? ¿Cuáles son los beneficios?

Lo más importante es ser capaz de argumentar por qué se quiere cobrar más con base en la experiencia y aptitudes y buscar los mejores esquemas de pago de nómina y prestaciones como los monederos electrónicos para que también te veas beneficiado a la hora de pagar impuestos.

Si, pese a todo tus esfuerzos, no se llega a un acuerdo, es siempre mejor dejar claro cuál es el límite mínimo a percibir.

En cuanto al salario en anteriores puestos de trabajo lo ideal es no hablar de ello para no contaminar una posible negociación, pero si surge la pregunta directa, lo mejor es ser sincero.

¡Buena suerte! 

Compartir
Recibe más ayuda de parte de nuestros expertos

Recibe más ayuda de parte de nuestros expertos

Categorías

Artículos Destacados