Los beneficios de los vales de despensa siguen siendo atractivos para los empleados que están por entrar a una nuevo trabajo. Te decimos por qué las empresas siguen dándolos como prestación. 

Cuando el SAT decidió reducir la deducibilidad de los vales de despensa del 100% al 53% en 2014, las empresas realizaron un análisis de costo-beneficio que los convenció de mantener los vales de despensa como prestación.

No solo hay ventajas en entregar vales de despensa a los empleados, como obtener un apoyo para el bienestar familiar, también las empresas se benefician al otorgar una de las prestaciones sociales más valoradas y que además, ayuda a atraer al mejor talento y motivar a su personal.

¿Por qué dar vales de despensa a los empleados?

Desde el punto de vista de los trabajadores, es un beneficio que eleva la calidad de vida de sus familias, ya que, según las disposiciones de las autoridades hacendarias solo se pueden utilizar para la compra de despensa y artículos de primera necesidad, como ropa, calzado y útiles escolares.

Como no son gravables ya que no constituyen un ingreso, elevan directamente el poder adquisitivo de los empleados, fomentan buenos hábitos de consumo y los motiva en el trabajo.

Para las empresas, aun cuando solo pueden deducir el 53% de los montos otorgados mediante monederos electrónicos, al ofrecer la prestación de vales compensa elevan la productividad de los empleados, lo que las vuelve competitivas en el reñido mercado laboral.

Monederos autorizados

Esta prestación solo puede darse a través de monederos electrónicos emitidos por empresas autorizadas por el SAT, como Ticket Vale Despensas® de Edenred.

Esto facilita el trámite de deducibilidad pues el documento a presentar ante Hacienda es la factura electrónica con complemento de vales de despensa expedida por la empresa emisora de las tarjetas de despensa.

Si en tu negocio estás considerando otorgar vales de despensa a los trabajadores, debes tener en cuenta que la Secretaría de Hacienda establece dos tipos de requisitos para las empresas emisoras de vales y para los monederos electrónicos.

Las empresas emisoras de vales deben:

  • Tener contrato con los comercios para obligarlos a vender únicamente despensa y artículos de primera necesidad. No se permite la compra de alcohol y/o tabaco. 
  • Recordar a los comercios las penalizaciones por vender alcohol y tabaco con los monederos electrónicos.
  • No vender despensas directamente.
  • No tener deudas fiscales y permitir auditorías del SAT.
  • Tener un sistema informático seguro.
  • Identificar a todos los clientes en una base de datos auditable.

Los monederos electrónicos deben:

  • Ser una tarjeta de pago (es decir, la tarjeta de vales de despensa).
  • Especificar que su finalidad es la adquisición de bienes de consumo que mejoren su calidad de vida.
  • No ser válidos para ser canjeados por efectivo.
  • Registrar nombre completo, CURP, RFC y NSS de los beneficiarios.

No hay ninguna otra prestación social que repercuta directamente en el bienestar de los hogares mexicanos como los vales de despensa, además, los empleados la valoran por ser de gran utilidad y elevar su nivel adquisitivo.

Si a eso sumas los ahorros en costos laborales que puede obtener tu empresa mediante su deducibilidad, quedan pocas dudas para empezar a otorgarlas a todo tu personal.

Nota del Editor: Este artículo fue publicado originalmente el 10 de junio de 2015 y ha sido actualizado para incluir información relevante con el fin de brindar una mejor experiencia útil para nuestros lectores.

Optimización de recursos humanos