<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=1197433923751349&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
    Pulsa enter
    BUSCAR COTIZAR

    El valor de la tecnología en optimizar la gestión del talento

    21 de abril, 2015 | Por Equipo Edenred

    ¿Te gustaría recibir actualizaciones de nuestros artículos en tu correo?

    Personas optimizando su talento

    Determinar el momento en el que se encuentra la organización y su rumbo estratégico, para saber qué hay que pedirle realmente a la gestión de recursos humanos, es hoy un gran desafío para las empresas.

    Para gestionar a las personas no basta con tener buenas herramientas que faciliten la información necesaria sobre ellas o un software que automatice los procesos.

    Para que la gestión sea óptima es necesario pensar en la parte estratégica de los recursos humanos, que es la etapa en la que se estructuran los equipos de trabajo partiendo no solo de valoraciones, evaluaciones y planificaciones. 

    En esta etapa hay que estar cerca de las personas, aunque hablemos de organizaciones descentralizadas.

    Una tecnología adecuada facilita esa cercanía con el equipo porque pone a disposición tanto de los managers como del propio equipo, las herramientas necesarias para su comunicación.

    Detectar necesidades de la organización

    Para ello, primero hay que saber en qué momento exacto se encuentra la empresa.

    Puede que esta esté inmersa en un proceso de fusión, de compra o venta, que aunque tenga bien establecidos sus procesos internos en sus distintas áreas de negocio, precisen de un sistema que facilite una gestión global o sencillamente, puede que esté presionada por la obligatoriedad de reducir los costos

    Conociendo el punto de partida de la empresa, se puede determinar lo que se espera de un sistema de gestión de recursos humanos, es decir, marcar los objetivos.

    Entre todos estos objetivos podemos destacar la creación de una única base de datos que permita el intercambio de información, el aumento de la consistencia de los procesos de recursos humanos dentro de la propia organización, la visión más amplia de los talentos de la compañía, el traslado de algunos procesos transaccionales a los managers o, por el contrario, el fomento de la autogestión de los empleados.

    ¿Cómo gestionar incentivos y recompensas? ¿Qué beneficios adicionales se pueden ofrecer a los empleados? ¿Qué esquemas de compensación existen para generar lealtad en la empresa? Estas y otras tantas preguntas, que hacen a los sistemas de compensaciones, son también parte del cada vez más exigente trabajo de optimizar la gestión del talento.

    Recopilar la información adecuada 

    Primero hay que conocer los datos de los que dispone el sistema con el que se trabaja (aunque sea una sencilla hoja de cálculo) y después hay que determinar si se deben trasladar a la nueva solución y con qué otros datos es necesario partir de cero.

    Hay que comprobar la precisión de los datos y “limpiarlos” si fuera preciso, antes de la migración.

    Si el nuevo sistema es capaz de contrastar o validar la información que se le va introduciendo para evitar duplicidades o errores, es un paso también importante.

    Avanzar con mentalidad constructiva

    Lo más recomendable, siempre, es pensar más allá del momento actual en el que se encuentra la compañía, el sector en el que opera e, incluso el propio entorno socio-económico.

    En este sentido, la tecnología debe ayudar a las empresas a prepararse para el nuevo escenario global que surgirá después de la crisis mundial que estamos atravesando.

    Para ello, es necesario apostar por una tecnología que tenga la vista puesta en aspectos relacionados con el medio ambiente, con las nuevas demandas profesionales, con las nuevas formas de comunicación que surgen al amparo de la red, con las reformas estructurales que todo ello implicará para las compañías, etc., algo que pasa necesariamente por ser creativos y tener la capacidad de innovar, de adaptarse y de capacitarse.

    Abordar primero la estrategia

    No basta con suprimir o agilizar los procesos administrativos. Se trata de incorporar la gestión de los recursos humanos al área corporativa, de hacer que este departamento aporte valor a la compañía y que participe en la toma de decisiones críticas.

    Para lograrlo con éxito es necesario conocer a las personas, el trabajo que desarrollan, su capacidad de liderazgo, lo que aportan a la corporación, a lo que aspiran dentro de la compañía y, sobretodo, dónde se encuentran los verdaderos talentos, los que ya están desarrollados y los potenciales.

    Impulsar la capacidad de liderazgo 

    Por muy buena que sea la tecnología que se utilice en la organización si en esta no existe capacidad de liderazgo entre sus managers y directivos, la gestión de recursos humanos será un fracaso.

    Ser un/a pensador/a estratégico/a, tener relaciones personales estrechas fuera y dentro de la organización, tener habilidades como negociador y empatizar con el equipo para involucrarle en los proyectos que emprenda la compañía, son algunas de las habilidades que destacan de un buen líder preocupado por optimizar la gestión del talento.

    Compartir
    Recibe más ayuda de parte de nuestros expertos

    Recibe más ayuda de parte de nuestros expertos

    Categorías

    Artículos Destacados