No hay que odiar los gastos en viajes empresariales...hay que controlarlos