Administración de la caja chica: domina al monstruo que tienes suelto