Para que las PyMEs prosperen deben llevar un registro contable ordenado de sus actividades según su régimen fiscal.

Para un emprendedor entusiasmado con su idea de negocios, la contabilidad puede sonar como una actividad tediosa; para el pequeño o mediano empresario puede representar una pérdida de tiempo.

Sin embargo, ambos terminarían en graves problemas si no la llevaran completa y ordenadamente; y no solo con el fisco.

Tu negocio, sin importar su tamaño, debe tomar sus decisiones con base en datos confiables sobre ingresos, utilidades, inversiones, pérdidas y obligaciones financieras.

Un gran beneficio que tienen las PyMEs al llevar su contabilidad al día es que tienen acceso a una gran cantidad de información sobre ingresos y egresos que les ayuda a planear su futuro.

Entre las razones por las cuales debes llevar tu contabilidad empresarial están:

  • Controlar las ventas totales en el día y conocer así los ingresos de cada jornada.
  • Tener un registro pormenorizado de los gastos administrativos, operativos y de producción.
  • Conocer el balance general, ¿registras pérdidas o ganancias?
  • Gestionar mejor el inventario tanto de insumos como de productos para no tener dinero invertido de manera ociosa.
  • Controlar los gastos en servicios como electricidad, telefonía y agua, así como los que se hacen en papelería y otros insumos no productivos.
  • Comprobar gastos empresariales para evitar desembolsos improductivos y además facilitar la deducibilidad de los mismos.

En este último punto vale la pena mencionar la utilidad de las tarjetas de servicio Ticket Empresarial®, que permiten asignar presupuestos para viáticos y gastos de operación, sin depositar dinero en las cuentas de nómina de los empleados que puedan dar pie a discrepancias fiscales.

Llevar el registro contable de tu empresa hace posible una mejor gestión de los recursos, un óptimo flujo de efectivo, un mayor control de las operaciones y el cumplimiento de metas estratégicas.

Es tal la importancia de la contabilidad que debe ser una tarea que dejes en manos de profesionales y, si tu empresa no puede pagar un contador internamente, siempre puede optar por un despacho contable que le dé el servicio.

Los profesionales de la contabilidad siempre estarán al tanto de las disposiciones fiscales más recientes, para evitar que tu empresa incurra en multas o penalizaciones, y contarán con el conocimiento y la preparación necesaria para apoyarte en la planeación financiera del negocio.

Y si tu negocio apenas está empezando y lo que requieres, por ahora, es llevar una contabilidad básica, las herramientas tecnológicas como los software contables también son útiles ya que te permiten llevar un registro elemental de ingresos y gastos, gastos deducibles y pagos a las autoridades hacendarias de una manera ordenada y amigable.

 

Entre los conceptos básicos de contabilidad que debes conocer están:

  • El balance de situación, que ofrece un panorama detallado de dónde está parada la empresa en cuanto a lo que tiene, lo que adeuda y lo que aportan los socios a la misma.
  • El estado de resultados, que al restar gastos de los ingresos da una idea de la salud financiera del negocio
  • El flujo de caja, que reporta el efectivo disponible en todo momento para el cumplimiento de las obligaciones de nómina, fiscales y financieras de la empresa.
  • El estado patrimonial, mediante el cual se visualizan los cambios registrados en el capital.

Si buscas controlar los gastos de tu empresa, planear para el futuro, gestionar mejor el flujo de caja y alcanzar la rentabilidad, llevar la contabilidad con la ayuda de la tecnología o de un contador profesional es la respuesta.

La información que ofrecen las cifras registradas en la contabilidad de tu negocio te hará tomar mejores decisiones estratégicas. 

¡Descarga nuestro eBook!