En México, los tráileres y flotillas empresariales son la principal fuente de consumo de combustibles fósiles y emisiones de gases de efecto invernadero, por lo cual los sistemas de control de consumo de gasolina y diesel son esenciales tanto para las finanzas de las empresas como para el medio ambiente.

Según un estudio realizado por el Consejo Internacional de Transporte Limpio, el transporte de carga genera mil veces más emisiones contaminantes que los automóviles, contribuyendo con 98 por ciento de las mismas.

La tecnología aplicada a los nuevos vehículos de carga, así como los sistemas automatizados para mejorar la eficiencia en el uso del combustible, pueden ayudar a reducir en 95 por ciento las emisiones de los camiones pesados.

Se considera vehículos pesados a todos aquellos que superan los 3,857 kilos de peso y consumen primordialmente diesel, pero también se deben considerar las camionetas de distribución más pequeñas que utilizan gasolina.

El aumento general del precio de los combustibles a principios de 2017 volvió más urgente para las empresas transportistas implementar sistemas que les ayudaran a controlar el gasto en este rubro, que representa alrededor de 30 por ciento de sus costos de operación, y también a reducir su huella ecológica. 

Una preocupación mundial

Para empezar, con apoyo del Banco Mundial y el Fondo para el Medio Ambiente Mundial (FMAM), se implementaron en México y otros países programas para mejorar el rendimiento del combustible, capacitar a los conductores en gestión de gastos y disminuir las emisiones de las flotas de camiones.

Los transportistas participantes en el programa instalan un aparato de control conectado a un dispositivo de posicionamiento global (GPS) en cada vehículo para recopilar datos del consumo de combustible en tiempo real.

Empresas transportistas, como la guanajuatense Castores que participó en México con una flota de 600 tráileres, colocaron en sus vehículos el dispositivo de control que ayuda a los conductores a manejar de manera más económica y ecológica.

En la sala de control se puede ver cuándo los operadores usaban el aire acondicionado o manejaban demasiado rápido. Si el aire acondicionado estaba encendido cuando se detectaba una velocidad cero, pedían por radio al chofer que apagara el aire si el camión no se encontraba en movimiento.

La empresa también usó en sus programas de capacitación los datos recopilados a través de los dispositivos. Semanalmente mostraron la información a sus conductores para generar conciencia sobre cómo su estilo de manejo influye en el consumo de combustible.

A través del programa del Banco Mundial y el FMAM, las empresas pueden recibir formación y un paquete de incentivos que incluye una rebaja del precio de compra de la tecnología y un premio basado en el desempeño para ayudarles a instalar y supervisar el uso de tecnologías “verdes”, como neumáticos con menor fricción, mejor aerodinámica y sistemas de diagnóstico del comportamiento del conductor.

Tras la mejora en el corretaje logístico

Otra forma de lograr un ahorro de gasolina y diésel es mediante la optimización de los recorridos de los vehículos pesados; es decir, asegurarse de que sus desplazamientos en una y otra dirección tengan un propósito.

La industria del transporte está fragmentada y la falta de prácticas modernas de corretaje provoca una gran cantidad de “viajes de regreso sin carga”, es decir, un camión que transporta mercancías a un destino, luego retorna vacío al punto de partida.

Conseguir clientes para esos trayectos en vacío era un desafío para el trailero independiente Carlos Morales, en Guadalajara. Por otro lado, para Guadalupe Ramírez, dueño de una pequeña empresa de distribución en León, Guanajuato, tampoco era fácil encontrar transportistas confiables para trasladar su mercancía.

Ambos se encontraron en Querétaro en un centro de información sobre corretaje logístico que, mediante una aplicación móvil, pone en contacto a distribuidores con choferes de camiones.

En México, hay pocas plataformas como la desarrollada por el Gobierno de Querétaro, la cual permite a los conductores buscar fletes mediante su smartphone. Con esa aplicación, pueden buscar cargas fácilmente, incluso cuando están en pleno viaje.

La modernización de la flota, la clave

También se busca fomentar la adquisición de unidades nuevas, ya que los vehículos de carga en México tienen un promedio de antigüedad de 17 años y para las pequeñas empresas y los choferes que son dueños de su camión es casi imposible hacer la inversión.

Los nuevos vehículos ya cuentan con tecnologías para el ahorro de combustible que incluyen:

  • Un sistema que hace que el motor se apague cuando se pone la palanca de cambios en punto muerto y se suelta el embrague. Estos se activan en cuando el conductor pisa de nuevo el embrague y han demostrado generar un ahorro de 8 por ciento.
  • El sistema conocido como Common Rail permite la inyección directa de combustible y supone un ahorro del 12 por ciento en su consumo y en las emisiones de bióxido de carbono.
  • Un sistema que reduce los acelerones y frenazos mediante la conducción a una velocidad de crucero constante adaptada al camino y al tráfico. El ahorro llega a 5 por ciento.
  • Un programa de navegación inteligente en el que se introduce en un mapa la ruta que se tomará para que el sistema controle el combustible utilizado.
  • Los sistemas eléctricos que ya están pasando de los automóviles a los camiones pesados. En vehículos híbridos, el ahorro es entre 15 y 25 por ciento, mientras que los totalmente eléctricos ahorran 90 por ciento en combustible.

Tecnologías al alcance

Las tarjetas de gasolina como Ticket Car® son una innovadora solución tecnológica que se implementa rápidamente en la operación de la flota para ahorrar combustible, y que además incluye un sistema para la gestión y el control de vehículos.

No solo permiten a las empresas introducir controles como asegurarse de que sea la unidad autorizada la que está recibiendo la carga de combustible en la estación de servicio, sino también llevar un registro del rendimiento por ruta y conductor.

Gracias a los reportes de desempeño que arroja periódicamente, se mejora la toma de decisiones y se controla mejor el presupuesto asignado a combustible, y su herramienta para conjuntar el gasto y verificar la autenticidad de las facturas facilita el trámite de deducibilidad ante las autoridades hacendarias, resultando en más ahorros.

Cualquiera que sea el sistema ahorrador de gasolina que elijas, puedes estar seguro de que no solo mejorarás la rentabilidad de tu empresa, sino también ayudarás a la preservación del medio ambiente.

 

Nota del editor: Este artículo fue publicado originalmente el 15 de marzo de 2016 y ha sido actualizado para brindar una mejor experiencia a nuestros lectores.

 

¡Descarga nuestro eBook!