<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=1197433923751349&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

9 consejos esenciales para ser más productivos en el trabajo

21 de abril, 2015 | Por Equipo Edenred

¿Te gustaría recibir actualizaciones de nuestros artículos en tu correo?

Persona siendo más productiva en el trabajo

Con las mil tareas que deben realizarse hoy en una empresa, dada la alta exigencia y la cada vez más angustiante conectividad, es cada vez más difícil concentrarse y ser productivos en el trabajo.

Gran parte de los emprendedores y de los empleados trabaja más de 10 horas al día. ¿Pero es esto necesario? No. Trabajar tiempo extra es beneficioso para ti y la empresa únicamente cuando es completamente necesario. Pero hacerlo todos los días da cuenta de una ineficiente organización personal y corporativa. 

Cuando un alto ejecutivo está investigando: ¿cómo saber qué prestaciones le conviene a mi empresa y empleados? o ¿qué esquemas de compensación existen para generar lealtad en la empresa? o ¿qué beneficios adicionales se pueden ofrecer a los empleados? o ¿cómo gestionar incentivos y recompensas?, está también pensando en la productividad.

Por eso, es cada vez más importante organizar tu día, para que todo fluya con más tranquilidad.

La mayoría de la gente no tiene control sobre sus horarios. 

Entonces primero hay que saber qué se debe hacer en cada momento del día, estableciendo un ritmo de trabajo, para analizar a qué hora rinde más.

Siga los consejos que expertos en Gestión de la Productividad de la Universidad de Stanford, recomiendan seguir para que tengas un mejor desempeño profesional.

1. Hacer una lista de tareas

La forma ideal de sacar provecho a tu día laboral es planificándolo.

Dedica entre 20 y 40 minutos diarios a esta tarea y, por ningún motivo, pienses que es tiempo perdido.

Todo lo contrario: la definición de una buena agenda de trabajo te permitirá priorizar con certeza y avanzar en los temas realmente importantes.

2. Hacer siempre lo más complicado primero

Prioriza y enfrenta a las tareas más difíciles lo más pronto posible.

Al iniciar la jornada, tus niveles de concentración son mejores y tienes más energía.

3. Atender un tema a la vez

Si crees que ser multitareas es un plus, estás equivocado.

La correcta planificación de tus actividades y la firme resolución de atacar primero las tareas más difíciles te permitirá, acto seguido, tener la capacidad para atender un solo tema cada vez.

4. Aprender a hacer un "break"

Cuando planifiques tu día, deja algunos espacios en blanco para descansar. Tu cuerpo y tu mente necesitarán pausas para recuperar energía.

Ten presente que descansar no es sinónimo de perder el tiempo. Puedes leer tu periódico preferido en la tablet durante 15 ó 20 minutos, tomar un café al aire libre o tener una charla agradable.

Obviamente no abuses de las pausas y evita interrumpir a otras personas mientras te distraes.

5. Decir "no"

Aunque suene lógico, un gran secreto para concentrarse en lo realmente importante es desatender las tareas intrascendentes.

Si no aprendes a decir que no, es muy probable que tu agenda se colme de asuntos que le quitarán mucho tiempo y generan pocos beneficios para la empresa y para usted.

6. Ordenar sus lugares de trabajo

Tu espacio de trabajo, muy probablemente, tiene dos caras: uno real (tu oficina) y una virtual (tu computadora).

Y es imposible ser eficiente si este entorno está tan desordenado que puedes perder decenas de minutos buscando un archivo o ese documento importante que alguien dejó sobre tu escritorio.

7. ¿Necesitas estar siempre disponible?

La tecnología -léase correo electrónico, Messenger, smartphone, redes sociales y buzón telefónico- son muy útiles si sabes administrarlas correctamente.

Pero cuidado, pueden transformarse en los peores enemigos de tu eficiencia.

Evite las distracciones de estar siempre online y aprenda a utilizar con mesura estos servicios.

8. Tener actividades más breves

Es recomendable arrancar cada jornada priorizando actividades, escribiendo y agendando cada una.

Al separarlas en tareas más sencillas y breves, tu cerebro responde mejor, disminuye el estrés y alcanza sus metas más rápido.

9. Delegar más

Aquellas tareas que no te generen ganancia o que solo te quiten tiempo delégalas a alguien de tu equipo o contrata servicios de outsourcing.

No lo veas como un gasto, sino como una inversión.

Compartir
Recibe más ayuda de parte de nuestros expertos

Recibe más ayuda de parte de nuestros expertos

Categorías

Artículos Destacados