Mejorar la productividad y motivación de tus empleados requiere más que solamente dinero.

Hoy, toda empresa que necesita elevar la productividad laboral, debe propiciar un ambiente laboral adecuado en el que el trabajador reciba varios tipos de incentivos y prestaciones sociales ajustados a su vida familiar y profesional.

Una manera de alcanzar esto es a través del llamado “salario emocional”, que es una forma de retribución no solo por medio de un cheque, sino una manera de atraer y retener empleados a través de varios tipos de incentivos que incluyen flexibilidad, desarrollo personal, y estímulos, con el objetivo final de que todos ganen.

Entendiendo a los millennials

Existen muchas estrategias sobre cómo aumentar la motivación laboral de tus trabajadores, pero ahora que las empresas se están llenando de la generación de los millennials, es importante entender sus inquietudes y demandas, creándoles un ambiente laboral productivo.

Esta generación no se da por satisfecha solamente con el pago quincenal o mensual de la empresa, sino que además demanda otro tipo de retribución que concilie su vida profesional con la familiar.

Y las empresas que están ofreciendo el “salario emocional”, son las que registran una mayor retención de empleados.

Existen al menos siete ejemplos del “salario emocional” identificados por los expertos que te pueden ayudar a crear un ambiente laboral productivo.

  1. Horario flexible: Todo líder empresarial debe entender que cumplir un horario no es sinónimo de productividad, sino que la meta es cumplir con la encomienda laboral, sin tener un horario estricto de entrada y salida.

  2. Trabajo a distancia: Los millennials, tan acostumbrados a las herramientas tecnológicas, quieren que su empresa les valore esta habilidad y poder conciliar su vida profesional con la personal, principalmente cuando ocurren sucesos familiares imprevistos.

  3. Mayor crecimiento profesional: Pocas cosas agradecen tanto los millennials como su capacitación y crecimiento profesional al interior de las empresas. La ayuda económica en el pago de alguna formación o en la facilitación de horarios para mejorar sus conocimientos, son apoyos altamente valorados.

  4. Beneficios sociales: Esta es otra causa de retención de empleados, pues ofrecerles seguros, planes de jubilación, y ayuda para la educación de sus hijos, costos de transporte y alimentación, son también muy bien valorados.

  5. Capacitación fuera del centro de trabajo: Apoyarlos en el aprendizaje de idiomas o en el fomento a la lectura u otro tipo de actividades fuera del ámbito laboral, son también parte del “salario emocional” que beneficia a tu empresa.

Además de todos estos puntos, tampoco puedes pasar por alto el entorno físico del centro de trabajo. Expertos recomiendan que, por ejemplo, la iluminación de las oficinas sea la correcta, que el mobiliario sea cómodo, y que los trabajadores tengan a su disposición el material necesario.

Es recomendable también crear un espacio de esparcimiento o de desconexión a fin de que puedan despejar la mente por determinados lapsos. No hay nada peor que trabajar en un lugar cerrado y sin comunicación, ya que lleva a tensiones y baja productividad. 

Trabajo en equipo

Muchas empresas ya lo hacen desde hace tiempo, independientemente de si sus empleados pertenecen a la generación de los millennials. Se trata de hacer una integración de equipo, que no es otra cosa más que organizar una actividad de ocio cada medio año o un año, a fin de que los integrantes de la empresa trabajen en equipo y eliminen las barreras de comunicación.

Se ha demostrado que este tipo de eventos fomenta el sentido de pertenencia y motivación de los empleados. De hecho, hay muchas empresas que se dedican a organizar este tipo de eventos que todo negocio, que se jacte de moderno, debe de incluir en su “salario emocional”.

Atiende a las necesidades personales de tus empleados y contarás con colaboradores emocionalmente equilibrados y dispuestos a esforzarse más por tu empresa.

Ve lo que puedas invertir en su desarrollo profesional y personal como una inversión que redituará en una mayor productividad laboral y en el éxito de tu negocio.

¡Ve nuestra video cápsula!