El ajetreo del regreso a clases ya pasó, pero aún falta que termines de organizarte.  Con los útiles y uniformes palomeados de tu lista, toca el turno a la preparación del lunch escolar.

Los alimentos que comen tus hijos durante el recreo, complementan su desayuno y le ayudan a mantener su energía durante la jornada escolar. Además de completar sus necesidades calóricas, el lunch es un tiempo importante para ellos, ya que al abrir su lonchera y ver lo que les haz preparado, se fortalece el vínculo emocional que tienes con ellos y es un recordatorio del cariño que reciben en casa mientras están en la escuela.

Si quieres tener éxito y que tus hijos se coman todo lo que les preparas, el lunch debe ser nutritivo, variado y sobre todo rico.

 

¿Cómo lograrlo?

Algo que no debes olvidar es que el desayuno es fundamental para iniciar el día y no debe saltarse. Si el niño tomó un desayuno completo, entonces el lunch debe ser ligero, pero si desayunó poco, lo que coma en la escuela tiene que ser más abundante.

En este sentido, la Secretaría de Educación recomienda distribuir el 100 por ciento de las calorías diarias de la siguiente manera: entre el desayuno y el lunch deben consumir el 30% de las calorías. En la comida el 40% y entre la colación de media tarde y la cena el 30% restante.

 

Un lunch escolar para cada edad

Los alimentos que mandes deberán estar listos para comer. 

Lo principal es que te asegures de que los menús para el recreo incluyan agua simple para que se mantengan bien hidratados y un elemento de cada uno de los grupos alimenticios:

  • Frutas y verduras
  • Proteínas
  • Carbohidratos
  • Grasas en cantidades mínimas

Dependiendo de la edad y la actividad física de tus hijos, prepárales un lunch escolar que les aporte las calorías y nutrientes suficientes para rendir con energía durante las horas que pasan en la escuela. 

Preescolar
Un niño en esta etapa de desarrollo debe consumir alrededor de 1,300 calorías diarias, por lo que el lunch escolar debe incluir entre 228 y 230 kilocalorías. Prepárale: medio sándwich, una fruta y un jugo.

Primaria
Deben consumir diariamente 1,580 calorías. Para el lunch, puedes prepararle un sándwich, una fruta y jugo o yogurt. Esto debe cubrir entre 276 y 290 kilocalorías para gastar en la escuela. 

Secundaria
Los jóvenes deben consumir 2,185 calorías al día, es decir entre 382 y 400 calorías en el lunch. Enséñale a prepararse su propio lunch que incluya: un sándwich de jamón, queso y verduras, una fruta, medio paquete de galletas y jugo o frutas para llevar a la escuela.

 

Inspírate al hacer el lunch de tus hijos

Para que no se te cierre el mundo y comiences a dejar volar la creatividad a la hora de preparar la lonchera de tus pequeños, te compartimos estas cinco ideas para su lunch escolar:

  • Manzana en rebanadas rociada con limón o cubierta con yogur y espolvoreada con amaranto, un sándwich de pan integral con queso, lechuga y jitomate.
  • Sándwich de pan integral con atún escurrido, rebanadas de jitomate y lechuga y media cucharada de mayonesa, y un durazno.
  • Zanahoria rayada con limón y poca sal, pechuga de pollo o de pavo y queso panela en cubitos, y una guayaba firme.
  • Ensalada de espinacas desinfectadas, ciruelas pasas, cubos de papa cocida y queso panela, rociada con aceite de olivo.
  • Torta preparada con un bolillo pequeño sin migajón, pollo deshebrado, lechuga, rebanadas de aguacate y jitomate, y cubitos de melón.

 

Tips para preparar un lunch con amor

Una manera de demostrar el amor a tu familia es a través de la comida; transforma la planeación y preparación de los menús escolares de tus hijos en un acto de amor. Cada vez que compres los ingredientes, hazlo con el corazón, con la certeza de que estás proporcionando cuidado y protección a tus seres queridos. 

  • Planea un menú semanal y haz tus compras utilizando tus vales de despensa.
  • Pregúntale a tus hijos qué quieren comer en la semana.
  • Cuando te encuentres preparando el lunch, imagina a tus hijos comiéndolo.
  • Una vez a la semana, sorpréndelos incluyendo en su lonchera una golosina o chocolate.
  • No mandes cosas que se puedan echar a perder rápido.
  • Utiliza varios recipientes en una misma lonchera: el sándwich en una bolsita, las futa o galletas en una vasijita, el yogurt en su envase. 

 

Compra con el corazón en la mano

Una vez que realices tu menú semanal del lunch escolar para tus hijos, estás preparado(a) para acudir al supermercado a comprar los ingredientes.

Una forma inteligente de hacerlo es utilizando la tarjeta electrónica de Ticket Despensa, que te permite utilizar tu saldo, solo para las necesidades de despensa y cuidado de tu familia, asegurando que ese dinero será protegido y destinado para cubrir sus necesidades. 

El lunch escolar es solo una forma de demostrar atención y cariño. Ticket Despensa te ayuda a transformar todas tus buenas intenciones para el cuidado de tu hogar y familia, en realidad. 

¡Descarga nuestro eBook!