Elegir las llantas adecuadas para tu flotilla y mantenerlas en los niveles de inflado correctos reduce costos al optimizar su uso y duración y mejora las medidas de seguridad en transporte.

¿Cómo elegir la llanta correcta? Esto depende del tipo de vehículo, el uso que se le dé, el tipo de carga que soporte, los caminos que recorra habitualmente, el clima en que se desplace, etc.

Antes de comprar

Si tus unidades se manejarán en ciudad, esto es lo que debes tomar en cuenta al seleccionar las llantas:

  • Buena capacidad de frenado tanto en superficies secas como húmedas.
  • Resistencia a los impactos contra irregularidades en el pavimento, como topes o baches.
  • Mayor durabilidad en condiciones de uso intenso, ya que acelerar y frenar continuamente producen mayor desgaste.
  • Menor resistencia al rodar, ya que esto ayudará con el ahorro de combustible.

Si los vehículos se desplazarán mayormente en carretera, considera que las llantas ofrezcan:

  • Un frenado estable a altas velocidades, incluso en condiciones lluviosas.
  • Comodidad al amortiguar mejor las vibraciones y aminorar el ruido en el rodamiento.
  • Seguridad en la conducción al ofrecer agarre y estabilidad.

Mantenimiento adecuado

El nivel de inflado recomendado por el fabricante es el indicado ya que es el que ofrecerá mayor seguridad al conducir y menos desgaste de las llantas, así como un óptimo consumo de combustible.

Si la presión es demasiado baja se genera más calor que afecta a sus componentes, y por cada 10 psi (libra por pulgada cuadrada), menos en el inflado se pierde un 1 por ciento en el rendimiento del combustible por kilómetro.

Igualmente, inflarlas en exceso produce efectos negativos como una menor absorción de los impactos, lo que produce un desgaste mayor de la suspensión del vehículo y una mayor exposición a perforaciones y estallidos por los golpes contra irregularidades en la superficie.

Es conveniente revisar la presión de las llantas continuamente, al menos una vez a la semana y siempre en frío. Medir el inflado cuando los neumáticos están calientes y distendidos produce mediciones erróneas que pueden llevar a desinflarlas de más.

También es importante que el medidor de presión sea de buena calidad y esté correctamente calibrado, que los tapones de las válvulas de las llantas se cambien por unos de metal y que sean bien colocados, y se revise el sellado entre el neumático y el rin.

Consulta las tablas de cargas y presiones recomendadas por el fabricante para que determines cuál es el nivel de inflado adecuado para tus unidades, dependiendo de su uso y recorridos.

Recuerda a tus choferes que cuidar un aspecto tan sencillo del mantenimiento de flotillas como revisar el nivel de presión de las llantas garantizará mayor seguridad en la conducción, menor desgaste de la unidad y ahorro en combustible.

Todos esto aspectos, al final, representarán una mayor rentabilidad para tu negocio.

¡Descarga nuestro eBook!